Aprende a ver luz donde otros ven oscuridad

octubre 1, 2009 at 6:57 pm Deja un comentario

Por Aixa M. Resto Camacho

Consejera Profesional Licenciada

Que triste se torna repetir el sentimiento de pérdida una y otra vez. Con los despidos gubernamentales y de la empresa privada, los puertorriqueños hemos caído en un ciclo de pérdidas continuas.

 La congoja, el desasosiego y la pena invaden a muchas familias porque la pérdida de un trabajo representa la incertidumbre de no saber si habrá suficiente dinero para pagar la casa, el carro, la comida y cubrir las necesidades básicas de un hogar. También representa para otros la pérdida de su identidad, porque aunque algunos no lo crean, el trabajo que realizamos determina nuestra personalidad y por ende, nuestra identidad. A través de él logramos pertenecer a un grupo y a un estatus social.

 Ese cuadro empeora cuando en la familia existen personas con condiciones de salud que ameritan entradas de dinero para sufragar los gastos de tratamientos por enfermedad.

 En algunos lugares, han sido ambos, (padre y madre) los afectados.

Estamos en un momento histórico en donde todos los miembros de la familia tienen que entender y aportar. Lo primero que hay que hacer es explicarles a todos la situación. Tienen que entender que habrá que hacer serios ajustes para sobrevivir. Hay que echar a un lado el orgullo y poner a correr la imaginación y sacar para afuera todas las destrezas que hasta ahora se habían mantenido ocultas.

 Habrá que retomar muy en serio la palabra economía. Hay que aprender a hacer de “tripas corazones”. Hacer más con menos. Trabajar de acuerdo a las prioridades. Olvidarnos de la vanidad y el que dirán.

Por ejemplo, tengo una vecina que tiene magníficos dotes en la cocina, pero no le había sacado provecho a esa habilidad. La situación económica la llevó a crear un pequeño negocio de hacer almuerzos saludables y con entrega a domicilio por sólo $5.00 y hasta ahora le está yendo muy bien.

Conozco jóvenes que lavan carros a domicilio, otros limpian patios. Muchachas que hacen tareas domésticas a personas incapacitadas o que necesitan ese servicio.

Es el momento de autoanalizarte y preguntar, en qué soy bueno o qué me gusta hacer. Pon tu mente a volar y manos a la obra. Como siempre he dicho, es momento de reinventarse, piensa que alguien puede necesitar de tus talentos y habilidades.

No te dejes afectar por el efecto dominó.  Entierra bien las raíces en el suelo, “pon bien los pies en la Tierra” y mantén la fe y la esperanza viva. El consumismo, la vanidad y el orgullo sólo conducen a la depresión emocional. Da gracias a Dios por todo lo que te ocurre porque te está dando la oportunidad de fortalecerte y de ver oportunidades donde antes veías escasez. Aleja de tu mente los pensamientos y rumores negativos. Dios nunca deja desamparados a quienes creen firmemente en su palabra y a quienes aprenden a ver la luz donde otros ven oscuridad.

 www.aixaresto.wordpress.com

Anuncios

Entry filed under: Artículos de consejería. Tags: , , , .

No hay ovejas negras, sólo descarriadas Somos cocreadores de nuestra vida ©®

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías


A %d blogueros les gusta esto: