En tiempo de crisis aliviana tu equipaje

agosto 14, 2009 at 8:24 pm Deja un comentario

 

Por Aixa M. Resto

Consejera Profesional Licenciada

Tal vez eres uno de los tantos que se ha quedado sin empleo. Posiblemente estés en una depresión porque te sobra el tiempo, pero no el dinero.

Lo primero que debes tener en cuenta es que no estás solo. Hay miles de personas que están pasando por tu misma situación.

Una manera de asumir la adversidad con positivismo es darte cuenta de que después de haber pasado toda una vida trabajando, por vez primera tienes la oportunidad de encontrarte contigo mismo.

Siempre he sido partidaria de que la vida debe vivirse de manera sencilla. Y Dios nos está dando la oportunidad de aprender a vivirla de esa manera y un día a la vez.

Posiblemente eras de esas personas que te encantaba ir al supermercado y atestar la nevera y el congelador con decenas de libras de carnes, mariscos, vegetales, bolsas de papas y viandas, pastas, etcétera, que terminaban a veces en el zafacón de tan viejas o convertidas en hielo; o porque llegó una tormenta, se fue la luz y todo se dañó.

Ahora es momento de ser sabios y creativos. Compra sólo lo indispensable para vivir. Aliviana tu equipaje y tus gastos. Vive un solo día a la vez y verás como siempre habrá para suplir las necesidades y para pagar las deudas. Ten mente de economía, pero no de escasez.

Que tal si en vez de boicotear tu tiempo libre con pensamientos negativos de frustración y derrota, inviertes tu tiempo en caminar al aire libre por zonas verdes y de playa. Admira el paisaje que te rodea y aporta a una mejor calidad de vida protegiendo tu entorno. Reinvéntate y despierta tus habilidades. Aprende a darle gracias a Dios por tus nuevas condiciones de vida, tal vez eran necesarias para retomar las palabras sencillez, humildad, tolerancia y fe.

Aprende a apreciar los bienes materiales que tienes, pero más aún los grandes tesoros como la salud, los momentos de descanso y distracción. Cuando abras tus ojos, no olvides dar gracias por un nuevo día, porque puedes moverte, porque estás vivo.

Da un salto a la vida sencilla, saca tiempo para escuchar a tus hijos o a tu pareja, para conocer a tu vecino. Date un chapuzón en la playa, camina y respira. Siéntete vivo y nunca pierdas la fe de que “todo obra para bien” y que después de una noche oscura, siempre hay un sol que brilla para todos por igual, siempre y cuando nos demos la oportunidad de verlo.

Anuncios

Entry filed under: Artículos de consejería. Tags: , .

La gratitud como elemento sanador No hay ovejas negras, sólo descarriadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías


A %d blogueros les gusta esto: