Rescatemos a los niños de la pornografía

noviembre 16, 2007 at 8:35 pm Deja un comentario

Aixa M. Resto Camacho CPL
Consejera Profesional Licenciada

En un mundo distorsionado como el que estamos viviendo, el sexo y la pornografía se han convertido en un pasatiempo común. Nos hemos acostumbrado a verlo en los “shoppers” de ropa interior femenina y masculina, en la venta de autos, en las portadas de las revistas, en la venta de leche fresca y agua, en las canciones (de todo género), en los programas de televisión, en la radio, en fin en todos lados. Es tan común que pasa inadvertido ante nuestros ojos, al punto de que nos hemos insensibilizado.

El Reverendo José Francisco Colón Hernández, del Ministerio Neanikós Inc., que va dirigido especialmente a los jóvenes, y quien está haciendo su tesis doctoral en los temas de las adicciones sexuales y la pornografía, hace una analogía entre los seres humanos y los sapos. Él indica que si uno mete un sapo en una olla con agua caliente éste se saldrá inmediatamente, pero si por el contrario lo pone en agua a temperatura ambiente y a fuego lento, el mismo se irá acostumbrando a la temperatura y cuando se dé cuenta ya estará sancochado.

Los seres humanos estamos siendo expuestos a un bombardeo sexual y pornográfico ascendente y no nos damos cuenta de que estamos hirviendo en una conducta tan sexual que está acabando con la inocencia, y está exponiendo a nuestros niños a actividades morbosas y enfermizas de los adultos; algunos de los cuales piensan que es natural que nuestros niños tengan experiencias sexuales.

En la charla “El sexo en los medios de comunicación social” ofrecida por el Reverendo, éste presentó una portada reciente de una revista pornográfica con una muchacha con vestimenta colegial (parecida a las jóvenes de Rebelde). También presentó una caricatura de dos hombres mayores sentados en un sofá y uno de ellos tocaba el trasero de una niña. Estos son sólo dos ejemplos de los miles que a diario invaden el Internet, las películas pornográficas y las noticias; que desgraciadamente han tomado en estos días gran popularidad en Puerto Rico, dirigidas a niñas entre 9 y 12 años embarazadas por el compañero consensual de sus madres o por algún familiar.

“La pornografía en estos tiempos está enfatizando la figura de los niños. Un ejemplo es que hoy en día las personas prefieren no tener vello en el cuerpo, lo que apela indirectamente a la figura de los niños, los cuales antes de la edad de 9 años (aproximadamente) no tienen vellos púbicos. Igualmente las fotos pornográficas más recientes apelan a un busto pequeño, en desarrollo, como el de las niñas”, señaló. Todas estas estrategias van despertando el interés hacia los niños como punto de enfoque sexual.

El Reverendo explica que es necesario que tengamos muy claro lo que es pornografía, “es aquélla que se puede ver, leer y/o escuchar y que describe y exhibe el cuerpo desnudo o semidesnudo de una persona o a personas teniendo algún tipo de contacto sexual, con la intención de causar excitación sexual a la persona expuesta”.

La pornografía trae consigo muchas mentiras y manipulaciones como que a las mujeres les gusta ser violadas y usadas como si fueran cosas y que son propiedad del hombre, que la niñez debe tener sexo, que el sexo ilegal es divertido, que la prostitución puede ser glamorosa y que el sexo no tiene consecuencias. Estas mentiras y manipulaciones son las causantes, en su gran mayoría, de que los hombres y las mujeres piensen en sexo casi constantemente, tengan adicciones sexuales y hagan uso de material pornográfico consecutivamente.

Por otro lado, hay que tener muy claro que las personas que se exponen frecuentemente a la pornografía “se cansan de ver y van a querer hacer”. Por lo que pueden caer en adicciones y en depravaciones que destrozan el alma y la mente del victimario y la víctima, especialmente cuando son niños.

El Reverendo aconseja a los padres a que dialoguen estos temas con sus hijos. Que coloquen las computadoras en lugares donde puedan vigilar lo que sus hijos ven. Que se mantengan alerta al uso de Internet, el cual facilita el intercambio de material pornográfico. También los exhorta a que enseñen a sus hijos a no compartir fotos digitales o información personal con extraños o con personas poco confiables, ya que pueden convertirse en un arma mortal porque atrae a los depredadores sexuales o pedófilos.

Anuncios

Entry filed under: Artículos de consejería. Tags: , .

La mejor maestra Un rayo de esperanza frente a la enfermedad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías


A %d blogueros les gusta esto: