Cómo manejar la traición de un amigo

noviembre 2, 2007 at 7:55 pm 31 comentarios

Por Aixa M. Resto Camacho CPL
Consejera Profesional Licenciada

A todos nos ha pasado alguna vez, alguien nos ha traicionado. Comúnmente esa experiencia hace que afloren sentimientos de dolor, sorpresa, incertidumbre, coraje, frustración, ansiedad y depresión. La traición, además de generar síntomas psicológicos, puede crear síntomas físicos como problemas estomacales, dolores de cabeza e insomnio.

Puedes sentir que te usaron para beneficio propio, para “trepar”, para adquirir reconocimiento y dinero.

Y qué ocurre cuando la traición proviene de un amigo, al que le habías depositado confianza, le habías tomado cariño y al que, por su apariencia de hombre de Dios y de palabra, no pensabas ni remotamente que podría traicionarte. Cuando juntos habían comenzado a desarrollar nuevos proyectos que te costaron horas de trabajo y esfuerzo; donde pusiste todo tu profesionalismo y recursos, entrega y amor. Proyecto que te quitó tiempo que pudiste haber utilizado para compartir con tu familia, para disfrutar del descanso o para emprender algo que sí hubiera valido la pena.

Es aún más doloroso cuando ese amigo de apariencia “íntegra” oró contigo y por ti. Cuando es de aquellos que ministran con la palabra, las canciones y las vivencias en los púlpitos y en las plazas, en los conciertos y en los programas de radio y televisión. Y duele más aún cuando los que te traicionaron andan huyendo como ladrones en la noche, sin querer dar la cara, porque saben que te vendieron por unas monedas como lo hizo Judas.

De acuerdo al diccionario, la palabra traición es el crimen de la deslealtad. Traidor puede referirse a una persona que traiciona a un amigo o se abandera con un enemigo.

Las heridas de la traición pueden cambiar el rumbo de una persona para bien o para mal. Puede que de ahora en adelante dejes de creer en los demás; que en cada rostro veas los ojos de la traición. O puede que aprendas a ver en la situación una lección.

Alguien me dijo que cada vez que pasara por una situación difícil le dijera a Dios: “No entiendo nada, pero gracias”. Esta acción abre los canales de energía para la sanación interior. También podría decirle a Dios: “Muéstrame el propósito de esta lección, muéstrame el bien que se esconde detrás de todo ésto”.

Nada se da en el vacío. Todo tiene un propósito en la vida, aunque a veces no lo veamos de primera intención. A veces perdiendo, ganamos. Ganamos experiencia, conocimientos, y nos fortalecemos. En situaciones como éstas debemos pensar que el que cometió la ofensa no nos traicionó a nosotros, sino que se traicionó a sí mismo y a Dios, porque demostró con su acción que estaba sembrando en terreno baldío, predicando lo que no practica.

El acto de perdonar ayuda, pero no olvidemos la ofensa, ya que si olvidamos podemos repetir el mismo error. Lo que sí es importante es quitar el resentimiento para que cuando recordemos lo ocurrido lo hagamos sin dolor o coraje.

Existe un ejercicio muy bueno para estos casos que se llama “la silla vacía”. El mismo consiste en que colocas una silla de frente e imaginas que la persona que cometió la falta está sentada ahí. Entonces le dices todo lo que hubieras querido decirle y cómo esa situación te está afectando. Escribir una carta con todo lo que quisieras decirle también es beneficioso.

Como seres humanos que somos, todos cometemos errores. Lo importante es aprender de ellos, no perder la esperanza, ni la fe y no medir a todo el mundo con la misma vara. Hay que levantar el espíritu, la autoestima y la autoconfianza. Hay que extender la mirada más allá del tronco, que por estar en el medio, no te deja ver el bosque. Después de una caída hay que levantarse con más fuerza y demostrarle al que te ofendió todo lo que se perdió por haber cometido su traición.

About these ads

Entry filed under: Artículos de consejería. Tags: , , .

Aprenda a combatir sus traumas Dios es el Bien absoluto

31 comentarios Add your own

  • 1. milagros rivera  |  noviembre 11, 2007 en 7:31 pm

    Muy buen artículo, va directo al tema y ofrece ejercicios para que las personas puedan aprender a bregar con sus situaciones en forma práctica y además, recuperar la fé. ¡Te felicito! Milagros

    Responder
  • 2. rosa  |  enero 30, 2008 en 6:56 pm

    Exelente artículo, acabo de compartirlo con una gran amiga que está pasando por una traicion familiar muy fuerte y pienso que la va ayudar mucho.
    Felicidades por su escrito y estaré atenta a otros.

    Responder
  • 3. Alejandro Moreno Gómez  |  agosto 19, 2008 en 6:10 am

    Buenos consejos que espero me sirvan, pues mi amigo del alma a quién confie toda mi vida, hasta mis secretos mas intimos, me vendió por cien mil pesos, me dejó sin trabajo, sin estudio y tal vez sin futuro, me quitó los frutos de mas de 11 años de trabajo, y aún así, la pérdida económica no me tiene tan afectado como el dolor que me hayan traicionado

    Responder
  • 4. Gaston  |  agosto 25, 2008 en 7:12 am

    De 10! Muy Bueno el escrito!! Ojalá sea pensamiento propio.

    La verdad que hace pensar, porque; Parte de la vida de uno forma de alguna manera, parte de la vida de otra persona y asi los circulos viciosos de la amistad!

    Las lecciones que vienen del lado de la amistad, del compañerismo, de la lealtad y fidelidad Son lecciones que dejan Gran sabiduría tanto para bien como para mal
    Y es Vital saber para que lados tomarlas nosotros mismos.

    Un Abrazo
    Gracias por leer esta expresión!
    Beso

    Responder
  • 5. Lost Love  |  enero 9, 2009 en 12:56 am

    Amigos no se desanimen si su mejor amigo o amiga los traiciona, den gracias incluso, ya que la luz de Jesús nos da la verdad. Mi mejor amigo de hace 11 o 10 años me traicionó muchas veces. Hoy ya me di cuenta y como ahora estoy muy maduro y sé muchas cosas que antes no sabía, eso me ayuda a desdoblarme para darme cuenta que es mejor alejarse de los traicioneros…No valen la pena. Sólo les digo sean fuertes ante la traición, olvídenla, aprendan y vivirán mejor….Saludos a todos

    Responder
  • 6. camila  |  enero 9, 2009 en 7:24 pm

    Bueno me parece un aartículo muy bueno. A mi me pasó eso, la persona q menos pensé q me traiccionaría lo hizo. Bueno todavía me duele, pero almenos me di cuenta de q tipo de persona es y la alejé de mi vida; aunque tengamos tanto recuerdos y despues de darle mi amistad sin condiciones ! Es triste.

    Responder
  • 7. juan goderich  |  enero 18, 2009 en 4:17 pm

    La verdad es que usted escribio algo verdadero que no muchos se atreven a expresar y se quedan con eso por dentro. Me gusto mucho porque son buenos consejos. Todas las traciones, aunque le pasan a diferentes personas, casi siempre son las mismas. De ellas debemos aprender para que podamos mantenernos en paz con Dios.

    Responder
  • 8. MARIA LUISA  |  enero 23, 2009 en 6:47 pm

    Agradezco enormemente haber encontrado este artículo que tanto me hizo llorar y reflexionar cuando me sentí traicionada por la persona que llamaba amiga. GRACIAS

    Responder
  • 9. mimo  |  febrero 7, 2009 en 6:34 am

    Gracias de verdad ya que me acaban de hacer eso, gracias.

    Responder
  • 10. Yari  |  marzo 15, 2009 en 7:25 pm

    Soy estudiante de Consejería y me encantó la forma en que redactó el artículo. Aprendí mucho y me dio alternativas de técnicas que puedo utilizar al ofrecer consejería cuando se presentes situaciones de traición o similares. Gracias.

    Responder
  • 11. Kenssy  |  abril 25, 2009 en 5:37 pm

    yo soy una chava super linda con mis amigas y sentir que no valoraron lo que tenian, me dolio tanto… que me cuesta perdonarlas, cuando las miro me siento traicionada y en realidad me pidieron perdon pero siempre tengo ese resentimiento muy dentro de mi, pero; aprendi que Dios es el unico amigo que no te va echar de menos, que va estar siempre contigo, y la vida sigue y hay que aprender de cada golpe no aferrarte a eso porque en realidad Dios sabe por que paso y por que lo hace.

    Responder
  • 12. Anónimo  |  septiembre 1, 2009 en 6:06 pm

    Excelente articulo…

    Describe exactamente como era mi mejor amiga y como me sentí.

    Hace varios meses atrás trabajaba con una persona que luego se convirtió en una muy buena amiga, y como dice el artículo siempre decía que podía contar con ella.

    Luego me di cuenta que todo era una farsa y que me estaba robando descaradamente, le reclamé por esto, me pagó una parte y ahora está desaparecida. El dinero que ella supuestanente tenía en un fondo de los cuales siempre me mostró los recibos de depósito, no existen. De lo último que me he enterado es que está en otra cuidad.

    Responder
  • 13. Julio  |  septiembre 8, 2009 en 2:46 am

    Sucede que buscaba algún artículo que me calmara, y después de leer tu artículo me ha bajado mis ganas de golpear a cierta persona que me traicionó y creo que despues de esto, lo enfrentaré y le diré lo que pienso. Haré omo el ejercicio de la silla vacía pero con él, para que sepa cómo me siento e intentaré no llevarlo a golpes = gracias..

    Responder
  • 14. MARIA  |  septiembre 23, 2009 en 4:16 pm

    HOLA. ME ENCANTO LEER ESTOS TEMAS TAN IMPORTANTES. Q DIOS SIGA DANDO LUZ PARA Q SIGA DANDO ESTOS CONSEJOS.

    Responder
  • 15. MARIA  |  septiembre 23, 2009 en 4:18 pm

    YO HE PASADO POR ESTE MOMENTO DIFICIL EN LA VIDA Y DOY GRACIAS POR ENCONTRAR ESTA PAGINA. ME HE SENTIDO MEJOR CON ESTOS CONSEJOS Q DAN AQUI. GRACIAS Y Q DIOS PADRE LE BENDIGA SIEMPRE.

    Responder
  • 16. XIMENA  |  septiembre 26, 2009 en 3:12 pm

    Que buen articulo, sólo Dios es tu amigo !
    Aprende de los errores,
    pero tener un amigo es tener un tesoro…….

    Responder
  • 17. Marcela de la Colina  |  julio 21, 2010 en 10:40 pm

    QUIEN HA ENCONTRADO UN AMIGO HA ENCONTRADO UN TESORO, QUE CIERTO ES ELLO, PERO COMO DUELE EXPERIMENTAR EL ALEJAMIENTO PAULATINO DEL QUE UNO CREIA SU MEJOR AMIGA, QUE PENA.

    Responder
  • 18. luis eduardo  |  agosto 12, 2010 en 12:49 pm

    La lección está en la esencia de lo que nos pasa, pero pasará mucho tiempo para que todos aprendan a reconocer sus errores así como cuando tu mejor amigo te engaña con tu mujer.

    Responder
  • 19. rodrigo  |  agosto 13, 2010 en 3:47 am

    Increíble maestra, despues de leer este artículo me has ayudado bastante. Ultimamente he estado sufriendo muchas de esas cosas y hasta había terminado deprimido, pero gracias x tu artículo me has inspirado a sobreponerme.

    Responder
  • 20. Aracely  |  diciembre 2, 2010 en 3:59 pm

    EXCELENTE ARTICULO!!! Me viene muy bien…ya que recientemente estuve pasando por ello y me está causando muchoo dolor….demasiado…. espero que el tiempo pase rápido, de tal manera que cuando me acuerde de ello…ya todo dolor haya desaparecido…muchas gracias y un fuerte abrazo

    Responder
  • 21. Ricardo  |  diciembre 24, 2010 en 12:37 pm

    Es muy bueno leer este tipo de textos yo se lo que se siente ser traicionado y te come el alma pero con esto no debo de doblegarme si no que co mas aun fuerza necesito levantarme saludos

    Responder
  • 22. Susy  |  febrero 25, 2011 en 8:13 pm

    Muy lindo artículo.

    Responder
  • 23. Carmen  |  marzo 10, 2011 en 5:31 am

    Buen articulo, ayuda a ver las cosas de una buena manera, a reflexionar sobre la traicion, sirve de gran ayuda a sobreponerse.

    Responder
  • 24. Guillermo Lira  |  abril 5, 2011 en 4:55 pm

    Exelente artículo, ayuda a sanar el corazón en lo familiar y en lo profesional

    Responder
  • 25. Maria  |  abril 13, 2011 en 4:00 pm

    Excelente, la verdad ya no me siento tan sola y es verdad…. todo tiene un propósito lo importante es seguir adelante

    Responder
  • 26. lUZ  |  abril 14, 2011 en 5:17 am

    GRACIAS. ME AYUDO MUCHISIMO. GRACIAS

    Responder
  • 27. francisco  |  abril 16, 2011 en 9:26 pm

    Exelente articulo, le doy un 100!!
    me sirvio de mucho en estos dificiles momentos, me ayudo a confirmar la menera en la que estaba actuando, por que duele mucho la traicion de dos amigos a la vez y siento que ya no puedo ser el mismo con ninguno de los dos…
    gracias

    Responder
  • 28. J Montalvo  |  agosto 23, 2011 en 11:59 am

    Hay sabiduría y deseos de hacer y resolver problemas que nos hunden en un abismo y no nos permite analizar. Tu análisis es profundo toca la llaga y da alternativas. Excelente.

    Responder
  • 29. daniela  |  febrero 29, 2012 en 1:27 am

    que bonito articulo me gusto el final que era:

    -Después de una caída hay que levantarse con más fuerza y demostrarle al que te ofendió todo lo que se perdió por haber cometido su traición.

    Responder
  • 30. Anónimo  |  junio 24, 2012 en 5:49 am

    Excelente articulo, me traicionaron y estaba buscando consejos. Esto es exactamente lo que necesitaba leer, me queda de tarea el ejercicio practico, creo que necesito mas tiempo para llevarlo a cabo porque fue muy reciente.

    Responder
  • 31. melodia  |  noviembre 6, 2012 en 10:38 pm

    me parecio muy bueno el articulo q escribiste, yo me senti traicionada p dos amigos…se decian amigos…pero él me traicionó aún más que ella pues me robo 20 años de amistad… bueno…
    ahora me quedé con las manos vacias y un poco triste…
    ya pasará…

    Responder

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: