Deje el maltrato en el pasado

octubre 25, 2007 at 6:32 pm Deja un comentario

Por Aixa M. Resto Camacho CPL
Consejera Profesional Licenciada

Las heridas que produce el maltrato provocan cicatrices muy difíciles de borrar. Y si ese maltrato comienza en la niñez, las cicatrices se tornan aún más profundas.El maltrato puede ser descrito como una acción u omisión que produce daño a una persona. Este, comúnmente, viene acompañado de traumas severos que afectan el desarrollo del ser humano y en cierta manera, lo programan para vivir una vida a merced de las secuelas del incidente.

Existen diferentes tipos de maltrato: físico, emocional y sexual. El físico se caracteriza por golpes, pellizcos, empujones, mordiscos y cualquier otro tipo de violencia física. El emocional se caracteriza por hostilidad verbal, insultos, crítica, comparaciones y amenazas, entre otros. El abuso sexual es uno de los más deplorables y de los que más huellas dejan. Va desde manoseo, exhibicionismo y seducción, hasta sexo oral y violación.

De acuerdo con informaciones obtenidas de la Asociación Americana Pediátrica, las edades más susceptibles para el abuso sexual son desde 3 hasta 9 años de edad. El 90 por ciento de los abusadores son hombres. El 80 por ciento de los casos es cometido por una persona conocida o familiar. Casi siempre constituye un acto que ha sido premeditado, ya que el victimario estudia a su víctima.

La severidad de los traumas que deja el maltrato, en especial el sexual, depende de la intensidad del suceso, la incapacidad o cuán indefenso se sintió la víctima y el desequilibrio, desajuste o trastorno que le creó.

La mayor parte de las personas que han sido abusadas sexualmente durante la niñez tienen una autoestima baja, son desconfiadas, tienen fuertes sentimientos de culpa y rechazo, y pueden desarrollar conductas homosexuales, frígidas o promiscuas.

Los niños son seres indefensos, confiados y sanos. Cuando éstos caen bajo el yugo del abuso sexual se entremezcla en ellos curiosidad, asco, sensaciones de placer, pensamientos y acciones sexualizadas y distorsionadas. La inocencia se quebranta bajo la manipulación, la amenaza y la “obligación” de complacer. Los niños crecen creyéndose indignos, sucios y en cierta manera “dejándose usar por los demás”.

Otros adoptan actitudes basadas en la inseguridad, el autocastigo, la represión y levantan enormes barreras que le impiden tener buenas relaciones interpersonales o de pareja.

Una buena manera de trabajar el abuso sexual en los adultos es comenzar a ayudarlos a internalizar que ya no son seres indefensos a la merced de los demás, sino que son seres capacitados, dotados de inteligencia, voluntad y libre albedrío. Partiendo de esa premisa, no tienen que dejarse usar por nadie. Tienen la capacidad de analizar, escoger y programarse para vivir una vida donde el amor y el perdón trabajen al unísono para alcanzar la sanación.

Hay que entender que en la mente de un niño no hay malicia, por tal razón, la víctima no debe sentirse culpable del abuso y mucho menos de que lo provocó. Hay que revestirse de inocencia y verse con compasión y amor. Hay que aceptar el incidente como un acontecimiento del pasado y ponerlo donde va, en el pasado. El presente es otro; es uno donde el que fue víctima puede engrandecerse aprendiendo a amarse y usando sus conocimientos para servirle de apoyo a otros para impedir que otro inocente caiga en las fauces del abuso y el maltrato.

La psicoterapia y la creencia en Dios son armas de gran utilidad para cualquier persona que haya pasado por una situación como ésa. Pero sobre todo, hay que aprender a ver que no están solos ni son los únicos, ya que desgraciadamente, en Puerto Rico y en el mundo existen miles de personas que han sido afectadas por incidentes como éste, y aún así han podido sanar y tener una vida funcional.

Anuncios

Entry filed under: Artículos de consejería. Tags: , , .

Brilla con luz propia Aprenda a combatir sus traumas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías


A %d blogueros les gusta esto: