Estudiante transplantado de riñón logra su meta

octubre 23, 2007 at 7:30 pm Deja un comentario

Por Aixa M. Resto Camacho CPL
Consejera Profesional Licenciada

Gustavo Acevedo Vélez es uno de los tantos afortunados que ha podido sobrevivir gracias a la maravilla científica que representa la donación de órganos.

A la edad de 16 años Gustavo era maestro de aeróbicos. Cultivaba su cuerpo y su mente, ya que siempre era una persona destacada en los estudios. Como todo joven, gustaba de la playa y de la vida al aire libre. Sin saberlo, era asechado por un asesino silencioso, la hipertensión, la cual estaba afectando severamente sus riñones.

A los 22 años tuvo su primera crisis. Comenzó a botar la proteína por la orina, lo que le causó un desmayo. La secuela del incidente lo hizo buscar ayuda médica y descubrió que sus riñones estaban funcionando en un cincuenta por ciento. Gustavo, convencido de que era un joven sano, con excelente condición física y buena alimentación, no dio importancia a las recomendaciones que el doctor le hizo.

Muy pronto su fortaleza se convirtió en debilidad. Su cuerpo, que era su orgullo, había comenzado una batalla campal auto atacándose y ahí comenzaron sus tres y medio años esclavizantes, como él le llama, al procedimiento de diálisis peritonial. Entonces el joven que tenía un Bachillerato en Sociología y estaba en proceso de terminar estudios de Maestría en Psicología Organizacional en la Universidad Central de Bayamón, se había convertido en un número más tras la espera de la donación de un riñón.

Comenzó a investigar sobre los hospitales donde se hacen trasplantes en los Estados Unidos y se topó con el Hahneman University en Philadelphia, el cual se dedica exclusivamente al transplante de diferentes tipos de órganos. Entonces descubrió que el deducible del transplante era de $50,000, una cantidad que estaba fuera de su alcance. Su madre, doña María Mercedes Vélez, hizo una llamada al senador Fas Alzadora, quien de su barril de tocino le otorgó el dinero que necesitaba. El 15 de septiembre de 2004, Gustavo obtuvo un regalo de vida, un nuevo riñón.

Gustavo insta a todas las personas que tengan salud a que se conviertan en donadores para que se logre cambiar la cultura de pocos donantes que existe en Puerto Rico. También desea ser fuente de apoyo para otras personas que estén pasando por una situación similar. Si alguna persona desea comunicarse con él puede escribirle al ga0025133@academic.ucb.edu.pr Este joven graduando ha demostrado con valor y entereza que se pueden alcanzar metas aunque las circunstancias indiquen lo contrario.

Anuncios

Entry filed under: Artículos de consejería. Tags: , , .

Necesidad de Consejería de Familia en el ámbito escolar Descubra el balance en las cosas sencillas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías


A %d blogueros les gusta esto: