Descubra el balance en las cosas sencillas

octubre 23, 2007 at 7:37 pm Deja un comentario

Por Aixa M. Resto Camacho CPL
Consejera Profesional Licenciada

Los seres humanos estamos en una constante renovación. Diariamente muchas de nuestras células se van regenerando para darle continuidad a la vida. De la misma manera, nuestro cuerpo y nuestra mente necesitan reabastecerse de energía para continuar funcionando.

Debido a que nuestro ambiente está plagado de situaciones estresantes como lo son las presiones económicas, presiones en el ambiente laboral, de índole familiar, social, en los estudios, etc., es necesario crear conciencia de ellas y desarrollar estrategias para lidiar con esas situaciones.

El psicólogo Noel Quintero Ph.D., director del Programa de Adiestramiento Clínico de la Universidad Carlos Albizu, explica que la base del bienestar psicológico y físico está en el auto conocimiento y en el desarrollo de estrategias sencillas.

El primer paso para auto conocernos es crear conciencia sobre nuestros valores, habilidades, objetivos y metas. También es muy saludable hacer un inventario sobre lo que hemos logrado: preparación académica, lugares donde hemos trabajado, nuestra familia, conocimientos y sabiduría basada en experiencias vividas, momentos felices, gente que nos ha ayudado a madurar y mejorarnos como seres humanos, en fin todo lo que ha aportado a que seamos los seres humanos que somos. Otro detalle bien importante es enfocarnos en nuestra realidad, “el aquí y el ahora”, aprender a vivir el presente con todos nuestros sentidos puestos en el hoy y hacer planificaciones flexibles para el futuro.

El inventario debe incluir nuestras debilidades. El Dr. Quintero explica que algunas de nuestras debilidades podrían ser dificultad al establecer límites; no saber decir “hasta aquí llegué”. Exigirnos demasiado y sobrecargarnos con responsabilidades, podrían ser otras. Esas debilidades, al mismo tiempo, podrían ser las causantes de problemas como: insomnio, irritabilidad, impulsividad, uso de drogas y alcohol, conflictos internos y con otras personas, depresión, problemas alimentarios, etc.

Quintero indica que cuando nos damos la oportunidad de identificar esas debilidades, abrimos la puerta a la búsqueda de estrategias y alternativas sencillas para ayudarnos a vencerlas y así crear un balance en nuestras vidas. Agrega que para poder enfrentarnos a los estresores que nos rodean es indispensable que el ser humano desarrolle hábitos y estrategias de auto cuidado.

El silencio, la meditación, la visualización y la contemplación de la naturaleza son estrategias sencillas que ayudan a que el ser humano comience a hacer contacto consigo mismo. La lectura de un buen libro de autoayuda, motivación y auto reflexión pueden ser su complemento. Caminar, correr, nadar o realizar cualquier otro ejercicio que sea de su agrado, es otra estrategia muy útil. Las personas necesitan dormir al menos ocho horas diarias y comer alimentos sanos, por lo que hay que alejarse de la llamada “comida chatarra”.

Compartir con la familia y amigos, reír, bailar, contar anécdotas, escuchar a los demás, nos hace relajarnos y salir del individualismo. Compartir nuestro tiempo, conocimientos y bienes materiales nos hace sentirnos útiles; que estamos aportando al bienestar de otros.

Recurrir a un especialista en conducta humana y/o a la iglesia de nuestra preferencia cuando nos sentimos contrariados o confusos, es saludable y recomendable.

En estos tiempos en que la economía está en jaque, retomar la palabra sencillez y simplicidad puede ahorrar en los seres humanos fatiga y depresión. Hay que remontarse psicológicamente a nuestra esencia, a la simplicidad con la que vivíamos hace algunos años en donde la ropa cara, el auto caro, los restaurantes caros y demás lujos no existían en nuestro diario vivir. Aprendamos a vivir de nuevo con lo indispensable y veremos como las cargas se aligeran.

Muchas veces nos endeudamos pensando en que todo va a mejorar, pero mejorar no necesariamente es tener más dinero. La palabra mejorar podría circunscribirse a ser más humanos, más tolerantes, mejores padres, mejores compañeros, mejores amigos, mejores vecinos, más productivos. Hay que pensar que en la hora cero lo único que se irá con nosotros son los momentos vividos y las satisfacciones. Lo demás se quedará aquí en la tierra, porque ni siquiera con nuestro cuerpo cargamos. Así que es hora de hacer un alto, recobremos nuestra sencillez y solidaridad para vivir de una manera más balanceada.

.

Anuncios

Entry filed under: Artículos de consejería. Tags: , , , .

Estudiante transplantado de riñón logra su meta Lecciones y bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Categorías


A %d blogueros les gusta esto: